Domovina - Corporación Cultural Chileno Croata

Croacia, 2000 años de Historia – VI Parte - Publicaciones anteriores

Autor: Gaspar Glavich

1000-1030 KRESIMIR III

Durante el reinado de Kresimir III, Bizancio derrota al zar Samuel de Macedonia, retomando todas las regiones ocupadas por los Macedonios hasta Bosnia y Montenegro, Croacia Roja e incluso el control de Dalmacia bizantina. Kresimir III y Vasilio II de Bizancio, establecen excelentes relaciones de vecindad, y Bizancio vuelve a convertirse en una potencia en los Balcanes.

1030-1058 STJEPAN I

Esteban I, yerno del Dogo de Venecia, retoma las ciudades dálmatas, esta vez con el asentimiento del emperador de Bizancio, Romain III. Unicamente la ciudad de Zadar se mantendrá bajo el protectorado del Dogo Doménico Contarini.

1058-1074 KRESIMIR IV

Sin hacer la guerra, él logra unir nuevamente a todos los estados croatas como en tiempos de Tomislav. Se decía de él: «Aumenta su reinado sobre la tierra (Bosnia) y sobre el mar»». Es el tiempo en que comienza la decadencia de Bizancio quien le envía la corona real y le restituye el resto de la Dalmacia bizantina. Como sus predecesores, es llamado rey de Croacia y Dalmacia y el mar Adriático es indicado en los diplomas y documentación oficial, como =Nostrum Dalmaticum Mare=.

Pedro Kresimir IV, funda numerosos monasterios y a los ya existentes les entrega generosas donaciones. Es de este rey, de quién se conserva una gran cantidad de documentos históricos, los cuales se mantienen en excelentes condiciones. En todos los dominios, el progreso cultural se hace evidente, y Croacia del siglo XI puede ser contada entre los estados más desarrollados de Europa. Bajo Kresimir IV, la institución del Ban, como jefe de Gobierno, es definitivamente establecida y durará hasta 1918. Durante Kresimir IV, existían dos Banes, uno en Croacia Blanca (Dalmacia) y el otro en Croacia de Panonia (Svonimir). Es posible que también existiera un tercero en Bosnia, pero su primer Ban solo es conocido en documentos que datan de 1154, y que nos hablan del Ban Borić.

1054 - EL CISMA CRISTIANO Y SPLIT

La segunda y gran ruptura entre las Iglesias cristianas (Roma y Bizancio), será a raíz de mutuas excomuniones entre el patriarca Keroularios y el papa León IX, las que afectarán a Croacia y a los Balcanes en general. Después del Concilio de Letrán en el 1059, y en el cual el papa Nicolás II define la doctrina de la Iglesia Católica, concerniendo a las elecciones de los papas y de los obispos, la prohibición de matrimonio y educación de los sacerdotes, etc. Estas reformas serán llevadas a la práctica por el papa Gregorio VII.

Habiendo convocado a nuevos concilios en Split en 1060 y 1063, Roma y su Iglesia, logran confirmar las decisiones de los concilios de los años 925 y 927 en el mismo Split. Medidas que prohibían prácticamente la celebración de la misa en croata, la ordenación de sacerdotes que no supieran hablar latín y el matrimonio de los curas. Pero a pesar de todas estas decisiones tomadas, en Croacia los sacerdotes y monjes continuarán utilizando su lengua nacional en la misa y sobre todo escribiendo en glagolítico, la escritura típicamente croata. En Bosnia, provincia limítrofe de la Iglesia ortodoxa, el uso de las lenguas nacionales como así mismo el matrimonio de los sacerdotes es admitido, por lo que las decisiones del Concilio jugarán un rol bastante importante con la creación de la Iglesia bosniaca y la propagación de la religión bogomil llegada de Bulgaria. Son ellos los que a su vez se convertirán al Islam, en los siglos XV y XVI, como consecuencia de la conquista turca sobre Bosnia.

1076-1089 ZVONIMIR «Duque Croata»

Kresimir IV, no teniendo descendientes, nombra al Ban de la Croacia de Panonia, Zvonimir, como «Duque Croata» designándolo así como su sucesor legítimo al trono de la Croacia dálmata. Pero otra cosa decide el Sabor de Dalmacia, y elige al magnate dálmata Slavac, quien se hace del poder por breve tiempo (1073-1075). Nuevamente las luchas internas sacuden Croacia y los partidarios de Zvonimir, así como el clérigo latino se unen pidiendo ayuda a los Normandos, quienes habían desembarcado en Sicilia en 1066. Gracias a esta ayuda, los partidarios de Zvonimir derrocan a Slavac, el cual es hecho prisionero por los Normandos.

Venecia ve con mucho recelo esta alianza croata con los Normandos, ya que teme por su seguridad ante la proximidad de las aguerridas tropas normandas quienes han llegado a Italia para pasar el invierno.

Para conjurar este peligro, envían una gran flota a Dalmacia, en donde concluyen un tratado con los croatas y las ciudades dálmatas, destinado a la defensa contra los normandos. Para asegurar el concurso de los croatas, Venecia toma a varias ciudades dálmatas como rehenes. Ante el giro de los acontecimientos, el papa Gregorio VII, utiliza su influencia en Venecia y obtiene que esta entregue las ciudades retenidas.

El pueblo elige a Zvonimir, quien es solemnemente coronado como rey de Croacia y de Dalmacia en la Basílica de San Pedro en Salona (cerca de Split), el 9 de octubre de 1076, ante los enviados especiales del Papa Gregorio VIII. Estos años de paz que seguirán, darán a Croacia un período de desarrollo económico, cultural y militar. Todas las ciudades croatas le rinden honores, a las que Zvonimir visita una a una. Efectúa donaciones a las iglesias y monasterios, entre ellos el de los Benedictinos en Split, (documento que se conserva en Zagreb) como así mismo la donación al monasterio de Santa Lucía en la isla de Kerk, cuya mención está escrita en una piedra en glagolítico, siendo éste el primer documento escrito en lengua croata (1077).

El primer acto del nuevo rey croata, en el plano de las relaciones internacionales, es concluir una alianza entre Croacia y los Normandos comandados por Roberto Guiscard, alianza que también incluye al papado; todo esto para hacer frente a la unión formada por Bizancio y Venecia, los cuales amenazaban a Croacia con atacar las ciudades costeras dálmatas si se refugiaban en ellas los Normandos. El año 1084, se enfrentan en una feroz batalla, teniendo como escenario la bahía de Corfú, las flotas croatas-normandas contra la flota formada por Bizancio y Venecia. Triunfan Croatas y Normandos, propinándoles una clara derrota a sus rivales. Bizancio enfurecido, ofrece a Venecia, el título de Dalmacia, como una manera de agraviar al rey Zvonimir.

STJEPAN II Y PEDRO KAČIĆ - Fin de las dinastías

Todo el prestigio y poder alcanzado hasta entonces por Croacia, se verá sometido a duras pruebas por las vicisitudes que sufrirán como consecuencia de la muerte del Ban Zvonimir y por la falta de descendencia de éste que asegure su dinastía. A la muerte del ban el Sabor elige como rey de Croacia a Esteban II (1089-1090), un hombre ya viejo y enfermo, quien muere dos años después, desapareciendo así una larga dinastía que reinaba en Croacia desde 260 años.

La lucha por la sucesión, nuevamente enfrenta a los Croatas entre sí, lo que lleva a la viuda de Zvonimir, que era hermana del rey Ladislao de Hungría, junto a los señores croatas, a ofrecerle a su hermano Ladislao la corona de Croacia. Este ingresa con su ejército a través de la Croacia de Panonia, y llega al mar, desde donde envía una carta al papa Urbano II, pidiéndole de reconocerle como nuevo ban de Croacia. Ante el rechazo del papa a su demanda, Ladislao reconoce al antipapa Clemente III y mientras debe enfrentar a una parte de los Croatas que le combaten y que reconocen solo como ban a Pedro Kačić, llamado Svačić (1093-1097); Ladislao crea el obispado de Zagreb, en la futura y actual capital de Croacia y nombra a su hijo Almos como príncipe regente en Croacia de Panonia (1091-1093).

Cuando en 1095 Ladislao fallece, es Coloman quien le sucede, el que deberá enfrentar a Pedro Kačić, el ban elegido por una parte del pueblo croata y como oposición a la dominación húngara. En la batalla que se libra entre Coloman y Kačić, el ejército croata es derrotado y Pedro Kačić muere. Se puede decir que él fue el último ban croata de las dinastías nacionales, a pesar de que fue elegido solo en una parte de Croacia, desde la montaña Gvozd hasta al río Neretva.

Kačić fue muerto en el ano 1097 en la montaña de Gvozd que desde entonces lleva su nombre: Petrova Gora. El año 1099, dos años después de haber derrotado a los Croatas, Coloman debe ir a combatir a los Rusos y Kumanes que han invadido Hungría; cuando vuelve a Croacia en el 1101, los Croatas han organizado un movimiento revolucionario y se aprestan para darle batalla e impedir su regreso. Coloman prefiere la negociación y concluye con los jefes de las doce tribus croatas, el pacto de 1102 que lleva el nombre de «Pacta Conventa».

 

Fuente:
Croacia, 2000 años de historia
Autor: Gaspar Glavic.
http://www.studiacroatica.org

ˆ