Domovina - Corporación Cultural Chileno Croata

Personajes Destacados -  Publicaciones anteriores

Zoran Milanovic

Mandato: Asumió el 23 de Diciembre de 2011 - En funciones
Nacimiento: Zagreb , 30 de octubre de 1966
Partido político: SDP (Partido Social Demócrata)
Profesión: Jurista y diplomático

Entre 1981 y 1985 cursó la secundaria en el Centro de Administración y Justicia de Zagreb (CUP). Esta escuela superior funcionaba como una preparatoria de acceso a la casi aledaña Facultad de Derecho, trayectoria de la que no se apartó Milanović. En 1986 obtuvo la matrícula universitaria y cuatro años después terminó la carrera con las más altas calificaciones. Su excelente currículum le hizo merecedor del Premio del Rectorado y de integrar el equipo de cuatro alumnos enviado por la Facultad a la Telders International Law Moot Court Competition, prestigioso concurso académico para posgrados de Derecho de toda Europa, evaluado por magistrados y profesores del Tribunal Internacional de La Haya y la Universidad de Leiden. En sus años lectivos el futuro primer ministro aprendió los idiomas inglés, francés y ruso.

Su primera práctica profesional, fue en el Tribunal de Comercio de Zagreb. Atraído por la diplomacia y las relaciones internacionales, a principios de 1993 entró en la plantilla jurídica del Ministerio de Asuntos Exteriores, necesitado de personal cualificado para servir en las embajadas y misiones que la nueva Croacia independiente estaba abriendo en el extranjero.

La primera labor del joven funcionario en el exterior fue como miembro –el único croata- de la misión de pacificación de la OSCE en la región caucásica de Nagorno-Karabaj, disputada por Armenia y Azerbaidzhán. A partir de 1996 estuvo destacado como consejero legal en la Misión Croata ante las sedes de la Unión Europea y la OTAN en Bruselas. En 1998, aprovechando su estadía en la capital belga, sacó una diplomatura en Derecho Comunitario por la Universidad Flamenca. En 1999 regresó a Zagreb para servir en el equipo de coordinación del Ministerio para las relaciones con la OTAN.

Milanović optó por afiliarse al Partido Social Demócrata (SDP), cuyo programa reformista hacía hincapié en la superación de la cuarentena diplomática impuesta al país por su nacionalismo excluyente y las restricciones al Estado de derecho. El SDP apostaba decididamente por los ingresos en la OTAN y la UE, aunque eso exigiera plena colaboración con el Tribunal Penal de La Haya que reclamaba a los presuntos criminales de guerra, y el desarrollo de relaciones de cooperación y buena vecindad con las otras repúblicas ex yugoslavas.

En enero de 2000, Milanović fue ascendido a primer coordinador nacional de las relaciones con la OTAN. Los primeros logros del nuevo equipo gobernante

no se hicieron esperar y el 25 de mayo del mismo año el Consejo Atlántico, en su reunión de Florencia, aprobó el ingreso de Croacia en el programa de cooperación militar Asociación para la Paz y en el Consejo de Asociación Euro- Atlántica (CAEA). A este logro se le sumó luego, en octubre de 2001, la firma con la UE de un Acuerdo de Estabilización y Asociación, avance que preludió la solicitud formal por Zagreb del ingreso en la organización europea el 21 de febrero de 2003.

En 2004, fue invitado a poner su capacitación y experiencia al servicio del SDP. Milanović aceptó y en mayo, en el IX Congreso del partido, el ex responsable diplomático fue elegido miembro del Comité Central, donde asumió la oficina de relaciones internacionales así como un rol de interlocutor en los tratos con otras fuerzas parlamentarias. En 2006, ejerció interinamente como portavoz del partido ante la prensa.

En 2007, tras el fallecimiento de Ivica Racan, Presidente del SDP, Milanović se presentó a la elección del nuevo presidente del partido, dirimida por un congreso extraordinario el 2 de junio. Contrariando los pronósticos, el técnico en política exterior se llevó el puesto en la segunda vuelta con el 55,1% de los votos. El 25 de noviembre tocaban las elecciones legislativas y Milanović, inesperadamente, comunicó a la dirección del partido su deseo de no aspirar al puesto de primer ministro y de traspasar la candidatura a Ljubo Jurcić. El gran hándicap de Milanović era su todavía insuficiente rodaje de cara a la opinión pública; a fin de cuentas, hasta su elección en junio había sido un virtual desconocido fuera de los ambientes políticos y diplomáticos.

El SDP bajo el liderazgo de Milanović se apuntó su primer éxito político en enero de 2010 al resultar ganador de las elecciones presidenciales su candidato, el diputado y jurista Ivo Josipović.

Milanović, presenta su candidatura a Primer Ministro en las elecciones del 4 de diciembre de 2011, en donde las expectativas electorales fueron colmadas. El 14 de diciembre el presidente Josipović nombró primer ministro a Milanović, que invirtió una semana en formar su Gobierno. El 23 de diciembre el nuevo Ejecutivo recibió la luz verde del Presidente Josipović y ese mismo día entró en funciones.

El Primer Ministro de Croacia está casado desde 1994 con Sanja Musić-Milanović, médica especialista en epidemiología, con la que ha tenido dos hijos.

ˆ
Zoran Milanovic

Jorge Matetic Riestra

Agrónomo de la Universidad Católica, Catalogado como un realizador, le gusta estar siempre activo, creando nuevos proyectos e ideas. Es un agradecido de la vida y se le hace difícil renunciar a dar más de lo recibido.
 
Por su padre es tercera generación de inmigrantes croatas y por su madre es segunda generación de inmigrantes asturianos que vinieron a Chile buscando nuevos horizontes. “Eran personas humildes y duras para la pega”, ha relatado.

Jorge Matetić se crió en una familia donde el trabajo era un valor esencial. El secreto que se trasmitía a los más jóvenes era que había que hacer las cosas bien, con rigor y responsabilidad.

Quizás por descender de inmigrantes que no lo estaban pasando bien en Europa –su abuelo llegó a Punta Arenas cuando Croacia formaba parte del Imperio Austro-Húngaro y su madre, de Asturias– creció en un ambiente donde se valoraban el esfuerzo y el deseo de emprender. El sólo hecho de subirse a un barco para atravesar el Atlántico y llegar a una tierra desconocida implicaba valor y fuerza, un paso valiente que implicaba jugarse por entero para sobrevivir.

Su abuelo fue empresario; mejor dicho, él se hizo empresario. Cuando llegó a Chile no tenía más recursos que su habilidad para hacer cosas. Partió con una fábrica de colchones y después se dedicó al comercio, levantando lo que hoy sería una pequeña “multitienda”, con de todo un poco, que llegó a tener importancia en Punta Arenas. ¿Cuál fue su secreto de éxito? Muy simple. Cuando desembarcó en el sur no tenía un peso, pero había recibido una estupenda educación en Europa. Me parece que este es el punto que hace la diferencia. Los inmigrantes venían de una Europa convulsionada por todo tipo de problemas, pero tenían un capital insustituible: la educación.

Trabajo y responsabilidad son valores inculcados a Jorge Matetić por sus abuelos, quienes, según su propia confesión, marcaron a fuego un sello que lo ha acompañado siempre, en su multifacética y exitosa vida de padre de familia, empresario, gremialista y ciudadano preocupado por el destino de un país que ama, y al que ha contribuido a hacer mejor en cada uno de sus emprendimientos y actividades.  En efecto, ha generado en su vida una verdadera doctrina acerca de la importancia del trabajo como un valor cuyo significado se extiende a otros ámbitos tan relevantes como la familia, el país, la educación, la acción gremial y la relación con lo natural y también lo sobrenatural.

Su trayectoria lo ha transforma en uno de esos excepcionales seres humanos que son capaces de dejar huella en todos los lugares o actividades en que la vida lo ha situado. Es así, como sus inicios empresariales fueron a través de Inchalam, empresa del área metalúrgica propiedad de su familia. Con el correr de los años ha incursionado con éxito en los rubros ganadero, pesquero, agrícola, forestal, turístico, aéreo y vitivinícola entre otros.
También ha sido un destacado dirigente gremial, obteniendo diferentes cargos en ASIMET, SOFOFA, ACHS y es activo dirigente de la Unión de Empresarios Cristianos (USEC), entidad fundada por su padre, don Jorge Matetić Fernández; y de la Fundación Juan Pablo II.

Está casado con Cecilia Hartard y es padre de Carolina, Jorge, Cristián y Andrés, y abuelo de más de 10 nietos. Su familia es el bien más preciado que tiene, en donde todos lo apoyan y se involucran, estando ya sus hijos a cargo de algunos negocios familiares.

La trayectoria de Jorge Matetić ha sido reconocida y valorada por sus homólogos, que no dudan en definirlo como un empresario responsable y serio, hombre de excepción, de gran tradición industrial y solidez moral.

Fuente: www.icare.cl
www.capital.cl
www.asimet.cl

« Volver ˆ
Jorge Matetic Jorge Matetic

Lenka Franulic Zlatar (1908-1961)

“Eras presencia de mujeres y lección para un millón de hombres”.
(Pablo Neruda, para su gran amiga)

Periodista, reportera y traductora chilena, nacida en Antofagasta el 22 de julio de 1908 y fallecida en Santiago el 25 de mayo de 1961, que fue la primera mujer chilena en ejercer el periodismo profesional, a cuya dignificación institucional y académica contribuyó con la creación del Círculo de Periodistas y la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile, alcanzando un gran prestigio a nivel nacional e internacional.

Nacida de padres inmigrantes croatas, procedentes de la isla de Brač, Mateo Franulić y Zorka Zlatar, Lenka Franulić estudió en el Liceo de Niñas de su ciudad natal donde colaboró en una revista infantil llamada Entre gallos y pollitas y, junto a un grupo de compañeras, consiguió la autorización del ministro de Educación para continuar el quinto curso de humanidades en el liceo masculino. Decidida a instalarse en la capital, Lenka Franulić comenzó a estudiar pedagogía en inglés en el prestigioso Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile.

Su primera incursión en el periodismo se produjo en 1931, con tan solo 21 años, en la redacción de la revista Hoy, realizó traducciones de artículos y ensayos políticos, filosóficos y literarios a las órdenes de su director, el periodista Ismael Edwards Matte; un trabajo que, sin ser netamente periodístico, constituyó una experiencia decisiva para el futuro profesional de la joven Franulić, ya que le dio la oportunidad de aprender el oficio en la revista de mayor prestigio intelectual de Chile, junto a compañeros que pronto se convirtieron en sus mejores amigos en tertulias y veladas nocturnas (Luis Hernández Parker, Darío Carmona, Carlos Jorquera, Andrés Sabella, Orlando Cabrera Leyva y José Donoso, entre otros).

Como Hoy pertenecía a la editorial Ercilla, Lenka Franulic pudo compatibilizar las tareas de traducción y su columna (firmada con el nombre de “Vanessa”), con colaboraciones en la publicación Ercilla, creada en 1941. En Ercilla extendió su labor a la crítica de cine, arte, teatro y literatura, además de publicar obras como Cien Autores Contemporáneos (1939), una semblanza de destacados escritores de su época, y Antología del Cuento Norteamericano (1943).

Desde su nuevo puesto en un mundo tradicionalmente masculino, Lenka Franulic se empeñó en demostrar su capacidad para el periodismo y luchó por vencer resistencias de sus superiores, quienes, reconociendo su valía y talento comunicador, terminaron por encargarle los trabajos más complejos. La primera entrevista de Lenka Franulic fue la que realizó en mayo de 1944 al escritor Mariano Latorre, publicada junto a su colega Luis Hernández Parker, y a la que siguieron otras tanto a primeras figuras de la política chilena, los presidentes Gabriel González Videla, Carlos Ibáñez y Jorge Alessandri, como del panorama internacional, el mariscal Tito, Eleanor Roosevelt, Juan Domingo Perón, Fidel Castro, Anastasio Somoza, Emil Ludwig, Nicolás Guillén, Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir, entre muchos otros.

La época que le tocó vivir a Lenka Franulić, a cuyos protagonistas conoció y de la que fue una genuina representante, estuvo dominada por el telón de fondo de la Guerra Fría entre los bloques liderados por Estados Unidos y la Unión Soviética, la liberación de la mujer y la revolución sexual, mientras en Chile surgían movimientos cristianos con una fuerte ideología social, nacía la Democracia Cristiana y se producían colisiones gubernamentales entre radicales, socialistas y comunistas. En lo que al periodismo respecta, era una profesión de autodidactas que fluctuaba entre la seriedad de análisis de algunos reportajes y el tratamiento superficial y de carácter misceláneo en otros.

El interés de Lenka Franulić por los medios de información la llevaron a adentrarse en la radio, entonces un nuevo y penetrante medio de comunicación y, desde 1945, colaboró como reportera en las emisoras Nuevo Mundo, Nacional, Cooperativa, Agricultura y Minería. Tras una estancia en París en 1952, gracias a una beca del Gobierno francés para que ampliara conocimientos del medio periodístico, Lenka Franulić se reincorporó a sus tareas radiofónicas y a la prensa escrita asumiendo la dirección de la revista femenina Eva en 1956.

Junto a varios colegas, especialmente su amigo Orlando Cabrera, fundó el Círculo de Periodistas de Chile -convertido luego en el Colegio de Periodistas-, un organismo destinado a dignificar la profesión periodística en Chile y en 1953, con su participación nace la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile, en la que Franulić trabajó como docente.

Lenka Franulić obtuvo un amplio reconocimiento por su trabajo dentro y fuera de Chile: en 1957 le fue concedido el Premio Nacional de Periodismo, mención Crónica. A su vez, fue galardonada como la Mejor Periodista del Año por la Sociedad Profesional de Mujeres Periodistas de los Estados Unidos, la única chilena que ha recibido este honor.

Desde el año 1963, la Asociación de Mujeres Periodistas de Chile entrega el Premio Lenka Franulić, en reconocimiento a la trayectoria en la profesión. También llevan su nombre centros educativos y calles de Santiago y Antofagasta, su ciudad natal.

Lenka Franulić fue una mujer de gran personalidad y refinada cultura, amante del ballet y la literatura, fumadora empedernida y de vida solitaria -algo extraordinario para su época- que logró sus objetivos profesionales y el respeto de quienes la conocieron y trataron. De ideología progresista, nunca militó en ningún partido político, Lenka Franulić mantuvo una larga amistad con Pablo Neruda, a quien visitaba en su casa de Isla Negra y quien le dedicó un emotivo discurso a su muerte en 1961 de un cáncer de pulmón. Está sepultada en el mausoleo croata del cementerio general de Santiago, bajo una escultura de piedra hecha por su amiga, la artista Lily Garafulić, y donde se instaló una lápida que contiene una frase del discurso que Pablo Neruda escribió para su gran amiga.

« Volver ˆ
Lenka Franulić Lenka Franulić Lenka Franulić Lenka Franulić Lenka Franulić

La herencia Borić

El actual presidente de la FECH, Gabriel Borić Font, es descendiente y heredero del tesón y esfuerzo de Simón y Juan Borić Baresić, dos hermanos que llegaron a la zona de Magallanes en 1885, siendo de los primeros inmigrantes provenientes, en ese entonces, del Imperio austro-húngaro.

Según múltiples registros que existen en la zona austral de Chile, los hermanos Boric Baresić probaron suerte en la minería de oro; el comercio marítimo y otros negocios, creando sociedades con otros inmigrantes y chilenos que en aquellos tiempos también luchaban por construir una nueva vida en Magallanes.
Simón fue quien dejó mas huella no sólo al ser un emprendedor y lograr afianzarse económicamente en la región; sino también por una nutrida descendencia, que comenzó con 9 hijos nacidos de su matrimonio con María Rosaura Bulquen.

A más de 100 años de su llegada a Chile, el apellido Borić resurge con fuerza desde la austral Tierra del fuego, gracias a Gabriel Borić Font, sus hermanos y primos. Navegando por Internet es posible comprobar que tal como sus antepasados, esta nueva generación familiar se abre camino a través de diversas actividades como el periodismo, las leyes y la actividad política, situaciones ante las cuales Gabriel Borić comentara –tras su elección para presidir la Fech- “espero estemos todos a la altura del momento histórico que nos ha tocado vivir".

« Volver ˆ
Gabriel Boric

Nikola Tesla, el inventor olvidado

Caminando por las calles del centro de Zagreb es posible encontrar múltiples esculturas que reconocen el legado de un personaje o momento de la historia nacional. La de Nikola Tesla es una de ellas, pero a decir verdad esa figura humana poco nos dice de la genialidad de este científico que se adelantó más de mil años con sus inventos y teorías.
Tesla nació el 10 de julio de 1956, en la región de Lika. Desde los 5 años ya visualizaba las potencialidades del agua como generador de energía y en general de las potencialidades energéticas de la naturaleza. Cuentan los estudiosos de su vida y obra que 40 años antes de la creación de la central hidroeléctrica del Niagara (Canadá) le comentó a su padre que algún día viajaría a ese lugar para hacer que con la fuerza de las cataratas se generara energía.

En 1880 asiste como oyente a clases de electrotécnica en la Universidad de Praga.  Luego en Budapest, Hungría, descubre el Principio del campo magnético giratorio, lo que permite que hoy se le reconozca como en el padre de los ingenieros eléctricos. Y aunque hoy pueda sonar común aquel principio –que es el que permitió la creación de los motores eléctricos ente otros inventos- para la época -1881- parecía más bien extravagancias o cosas de otro planeta.
A partir de entonces la naciente industria eléctrica se guía por los aportes de Nikola Tesla, quien entrega los fundamentos para el desarrollo de la corriente alterna, pilar del desarrollo de la humanidad. Tal fue el impacto de su trabajo que  connotados como Edison, Marconi y George Westinghouse no dudaron en apropiarse- de buena o mala manera- de los derechos, patentes  e incluso del reconocimiento social que eran creación de Tesla.
Otro rumor que rodea a este extraordinario croata es que fue un ser de otro planeta. Podría haber sido, pues cada día aparecen más pruebas de que, quizás así sea. Sólo para poner en perspectiva su aporte vale la pena consignar sus pruebas con la frecuencia de resonancia que le permitieron replicar un terremoto a escala; los experimentos que dieron el sustento para la invención del rayo láser; la base para transmitir electricidad lejos y sin cables –logrando encender 20 ampolletas a 40 kilómetros de distancia- y generadores eléctricos que extraían energía de la tierra y la atmósfera.

Sabía que el movimiento de la Tierra genera una cantidad de electricidad ilimitada que reposa sobre nuestras cabezas a diario. Por lo mismo fue un incansable profeta ecologista, oponiéndose desde el comienzo a la generación de energía nuclear. El ícono de esta lucha fue  Wardenclyffe, una torre de 65 metros de alto, con un terminal esférico de 20 metros de diámetro que aprovechaba las inmensas vibraciones eléctricas del planeta para conseguir energía ilimitada de la tierra y a bajo costo.

Sin duda que podríamos escribir mucho más sobre Nikola Tesla, pero preferimos dejarlos con la inquietud por indagar más sobre su vida. Por ahora basta saber que murió en 1943; empobrecido, lejos de su tierra natal pero tremendamente satisfecho con el trabajo realizado. La gloria vendría después, de la mano de muchas creaciones basadas en sus descubrimientos: tiene seguidores en Facebook; son muchas las páginas web que le dedican líneas e imágenes a su historia; el cine recogió las teorías de un complot internacional en su contra –en “el secreto de Nikola Tesla” de 1980-; y en YouTube es posible encontrar estos registros explicativos: http://www.youtube.com/watch?v=GVb0CpbYeE0 http://www.youtube.com/watch?v=CrBVvqn_Z_Y&feature=fvwrel

« Volver ˆ
Nikola Tesla

Gina Zuanić

Gina Zuanić es un nombre que a muchos les hace revivir la televisión de la década de los 80. Efectivamente su rostro se asoció durante muchos años a ese medio de comunicación, especialmente a Canal 13.
La encontramos hace algunos meses en una actividad del Jadranska Vila, ahí sentada en una mesa junto a sus hermanas –una de ellas melliza- intentaba pasar desapercibida. Aceptó conversar con Domovina y contarnos algunos detalles de su alegre, entretenida y vanguardista vida.

Diseñadora de profesión confiesa que desde pequeña la cautivó las actividades artísticas  y que en su hogar siempre destacó por su capacidad histriónica. Estando en Santiago, mientras estudiaba diseño se le presentó la oportunidad de ingresar al mundo de la TV y, sin dudarlo aceptó.
Participó en “Meme, secretaria ejecutiva” un sitcom a principios de los setenta para luego incursionar en lo que sería su mundo laboral, la conducción de noticieros y espacios de conversación, instancia en la que compartió con otro ícono de esa época, Javier Miranda. Desde fines de los ´70 y hasta 1992, Gina Zuanić fue el rostro del informe del tiempo en canal 13.

Actualmente retirada de ese mundo, que comenta le entregó grandes satisfacciones y mucha felicidad, se dedica a vivir la vida con una gran cuota de intimidad y rodeada de sus familiares directos. En esta instancia, ahora puede confesar que muchas veces fue su hermana quien asistió al canal a cumplir con sus obligaciones, especialmente cuando Gina estaba enferma. “Casi nadie se daba cuenta” y recordarlo hace que sus ojos brillen de complicidad.
Su voz está exactamente igual y es un complemento perfecto a la calidez con la que nos cuenta de su vida; escucharla hablar evoca otros años, pero también nos permiten ver a una mujer plena, agradecida de la vida, amante de su familia y las tradiciones croatas.

« Volver ˆ
Gina Zuanic

Laura Navarrete de Rajsi

Nuestro lugar  de encuentro fue el Estadio Croata de Santiago, el mismo en el que durante muchos años se ha encontrado con sus amigas y a través del cual ha ayudado a los croatas y su descendencia, especialmente en tiempos de dificultad. Laura Navarrete de Rajsic es de aquellas chilenas que no sólo se casó con un croata sino que heredó de él el amor y compromiso con esa cultura.

Mientras conversamos esperamos que sirvan la cena pues estamos en medio de la celebración de los 80 años del Jadranka Vila, entidad de la cual Laura participa actualmente como directora. En medio de muchos recuerdos grupales ella hace su propia regresión para contarnos cómo partió su u relación con Croacia. “fue hace 52 años, cuando me casé con Petar Rajsic, quien a los 22 años y huyendo de la Segunda Guerra Mundial llegó a Chile en busca de una nueva vida”… y la encontró pues a pocos metros del lugar donde vivía estaba la casa de esta hermosa mujer que por aquellos años estudiaba para asistente social; “fue su perseverancia y preocupación lo que logró cautivarme.  Algunos días pasaba por casa, tocaba el timbre sólo para saludarme” recuerda Laura.
Del matrimonio nacieron 4 hijos y aunque en el hogar nunca se habló croata ambos fueron fortificando el cariño por ese país a través de su apoyo a la colectividad residente –a través de aportes para la construcción de las primeras instalaciones del Estadio Croata y el trabajo en el Comité de Damas y Jadranka Vila. Gracias a las amistades cultivadas desde sus primeros años como integrante de la colectividad Laura aprendió el idioma y algo que la ha caracterizado hasta  hoy, la cocina. “Antes de casarme no sabía cocinar siquiera un huevo; mi marido me enseñó algunas recetas croatas y ahí comencé a darme cuenta que me gustaba cocinar; además tuve una gran maestra en mi amiga Zorka Rendic, quien en esa época tenía un restaurant. Ella me enseñó todo lo que se de cocina croata”.
Hace un año que su esposo falleció y pareciera que para recordarlo Laura se llena de energía y sigue dando lo mejor de si para ayudar a los nonos que pertenecen a Jadranka Vila y compartiendo su alegría… y también sus recetas con todos quienes la quieran recibir. A estas alturas los platos están sobre la mesa y las comensales de Laura requieren de su atención.
Agradecemos a Laura su tiempo y el cariño con el que nos contó parte de su vida.

« Volver ˆ

José Goles

A propósito de la celebración del bicentenario de Chile, quisimos destacar a un croata que entregó su vida a la difusión y defensa de la música folclórica nacional: , a quien muchos recuerdan por su famosa composición “el pobre pollo”, que en realidad llevaba por nombre “El paso del pollo”.

Nacido en Antofagasta el 10 de marzo de 1917, del matrimonio entre Nicolás Goles Brkljazca y María Radnić Omerovic, desde pequeño manifestó interés por la música y el espectáculo. Influenciado por el constante peregrinar de artistas europeos por el hotel de propiedad de su padre y mientras cursaba su educación básica en el Colegio San Luis de Antofagasta, inició sus estudios de piano clásico, situación que no extrañó a la familia pues la historia familiar estaba marcada por la música.

Tampoco extrañó que al terminar sus estudios secundarios Pepe se trasladara Santiago (1933), para estudiar ingeniería civil en la Universidad de Chile. La dualidad músico-matemático también marca el árbol genealógico de los Goles, al punto que el mismo  autor reconocía que la música fluía en él de “manera matemática”.

En Santiago, José Goles rápidamente ganó reconocimiento como dirigente estudiantil en el área de las ingenierías. En ese tiempo su afición por la música lo llevó a fundar Los Estudiantes Rítmicos (1939), agrupación que logró popularidad nacional en la década de los ’40 y en la que compartía con su hermano Ivo y con otro descendiente de croatas, Jorge Razmilić, además de otros 4 estudiantes. En ese período compuso el “pobre pollo” y el vals “volando Voy” éxitos que fueron compilados en un disco que vendió 200 mil copias.

Todo por la música.
En 1940, cursando su último año de Ingeniería, José decide dedicarse totalmente a la composición e interpretación musical y también a defender los derechos de autor, lucha que lo distinguió hasta el último día de su vida. En eta área su legado también es grande: en 1942 junto a otros compositores de la época funda el primer sindicato profesional de compositores; A mediados de los '50 fundó la Corporación de Autores y Compositores (Codayco) y siguió en su afán de unificar y fortalecer el gremio hasta que en 1987 fundó la Sociedad Chilena de derechos de Autor, cuya presidencia ejerció hasta el día de su muerte.

Legado coral y marcial.
En forma paralela a los Estudiantes Rítmicos y la dirigencias en las agrupaciones pro derechos de autor, Goles se dedicó a crear y promover la existencia de grupos corales de estilo popular. El primero fue el Coro Jadran, de carácter folclórico con el que estrenó en el Teatro Municipal su obra Suite eslava; luego el Coro de Codelco;  el Coro de Phillips;  el Coro de la Comunidad Vasca; el Coro de Famae. El más importante fue el Coro del Ministerio de Educación (1965) que dirigió hasta dos meses antes de fallecer.

También dejó su huella en el área de la composición de himnos y marchas. Como director coral de la Escuela de Carabineros (cargo que ocupó durante 23 años), reestructuró musicalmente la marcialidad de sus himnos y marchas desplazando la música marcial europea que utilizaba la institución y que es posible encontrar compilada en el cancionero Cantos verdes (1987).

José Goles Radnić falleció el 8 de junio de 1993, dejando tras 76 años de vida una imborrable huella en la historia musical chilena. Su hijo, Eric Goles Chacc no siguió los pasos musicales pero si retomó la veta matemática, llegando a obtener el Premio Nacional de Ciencias exactas en el mismo año en que falleció José. De él les contaremos en una próxima edición.

« Volver ˆ

Radomiro Tomić Romero

El abogado Radomiro Tomić Romero, nació en Calama, en mayo de 1914. Sus estudios los realizó en el colegio San Luis de Antofagasta, para luego ingresar a la Universidad Católica de Chile, de dónde se tituló en 1941, con reconocimientos por su desempeño académico.
El quinto hijo de los siete que tuvo el matrimonio conformado por Esteban Tomic Dvornik y María Romero García dedicó su vida a la política; actividad que heredó de su padre, quien en la década de los `30 fue alcalde de Calama. Se casó con Olaya Errázuriz y fue padre de nueve hijos.

Político, escritor y docente.

De convicción cristiana y compromiso con la zona norte de Chile, destacó en la historia nacional siendo diputado por Arica, Pisagua e Iquique –entre 1941 y 1949- y senador por Tarapacá y Antofagasta entre 1950 y 1953. Los principales temas de su interés fueron la defensa de la soberanía nacional sobre los yacimientos de cobre y el rol del Estado en ésta industria y la unidad social del pueblo. En ese contexto promovió la dictación de las leyes que modificaron el Código Orgánico de Tribunales; la normativa que establece la inamovilidad de empleados fiscales, semifiscales y otros, en períodos de elecciones presidenciales; la Ley que creó el impuesto extraordinario al cobre, la de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas, la Ley de CODELCO, entre otras.
También tuvo tiempo para ejercer en el área periodística y la docencia: entre 1937 y 1941, fue director del diario "El Tarapacá" de Iquique; y posteriormente, de la editorial "El Pacífico". Ejerció como profesor de Política Económica, Economía Política y Legislación Social en la Universidad Católica y en el Instituto Politécnico. "Tenía mucho de poeta y de profeta, pero a la vez era un hombre de acción", dijo el ex Presidente Patricio Aylwin al recordarlo en 1992.

Legado social a Chile.

Tal vez su obra más trascendente fue dar vida a la Falange Nacional, actual Democracia Cristiana, tienda política que co-fundó en 1939, junto a Eduardo Frei Montalva, Bernardo Leighton Guzmán, Manuel Garretón, Rafael Gumucio, entre otros. Desde ese partido levantó su candidatura a la Presidencia de la República, en 1970. Sus ideas vinculadas a los valores del humanismo cristiano, su compromiso con el servicio público hacia los pobres y su destacada capacidad oratoria son referente importante al interior de la colectividad demócrata cristiana chilena.
Radomiro Tomic Romero, murió a los 77 años –en 1992-. En su memoria CODELCO le dio su nombre al último yacimiento encontrado en Calama y el más nuevo de los liceos de la Corporación Municipal de Desarrollo Social (COMDES) de esa ciudad, creado el año 2002, también recibió su nombre.

« Volver ˆ
Radomiro Tomić

Neven Ilić Álvarez

Representa a muchos de los hijos de inmigrantes croatas que tras crecer en Chile y recibir de este país todas las oportunidades –educación, trabajo, familia, amistad-, tiene en su corazón el doble amor por este país y la tierra de sus antepasados.

Nacido en Antofagasta, cuidad en la que vivió hasta 1977, estudió en el colegio San Luis. Constructor civil de profesión, es casado y tiene 4 hijos –cuyas edades están entre los 22 y 9 años-. Es empresario y ha sido reelegido por un segundo período, como Presidente del Comité Olímpico de Chile (COCH).

Y es que como muchos croatas, el deporte es parte importante de su vida. Si bien su familia tiene una destacada participación en el básquetbol -sus hermanos, primos, padre y tío fueron parte del equipo de Club Deportivo Sokol de Antofagasta-, él siente más atractivo el tenis y el fútbol. “El deporte siempre me ha gustado y creo que además de practicarlo, ser parte de la dirigencia es un buen camino por hacer que este país sea mejor”.

También reconoce la herencia cultural croata y trata de mantenerla viva a través de su permanente contacto con ese país, que se da en sus viajes y la comunicación con los parientes que aún viven allá. “Nosotros crecimos en un entorno donde la cultura croata estaba muy presente, por mi nona, por mi papá y mi tío. Todos participamos en una u otra actividad de la colectividad: yo fui bombero en la tradicional 3ª Cia. (croata) de bomberos que estaba ubicada bajo la Sociedad de Socoros Mutuos y mi nona nos llevaba a todas las actividades de la Sociedad”.

Todos esos recuerdos de una familia de inmigrantes se mezclan en su vida con las costumbres chilenas y generan en Neven un compromiso con esta tierra que se traduce en su labor como constructor civil y en una activa participación en la dirigencia de la Asociación Nacional de Tenis y el COCH. Desde esa trinchera ha intentado traer a Chile a entrenadores de los principales deportes de Croacia: basquetbol, natación, fútbol y esgrima entre otros. “En Croacia el deporte es de alto rendimiento y creo que podrían ser una muy buena escuela para el deporte chileno”, argumenta mientras anhela contar con apoyo del gobierno croata para lograr un acercamiento y cooperación en esta área. Le deseamos éxito en esta labor.

« Volver ˆ
Neven Ilić Álvarez

Embajadora de Croacia en Chile

“Me siento como en casa”. Vesna Terzić.

Puntuales llegamos a la entrevista pues sabemos que es algo que la embajadora de Croacia en Chile, Vesna Terzić, valora en sus interlocutores. En una distendida conversación, esta licenciada en idioma español, de la Universidad de Zagreb, respondió todo tipo de pregunta y revelándose como una mujer sensible y agradecida del pueblo chileno, que la ha hecho sentido como en casa.

Vive en Chile desde 2007, año en que asumió como encargada de negocios. Hace un año y medio fue ratificada por el Gobierno croata como embajadora. Su currículum es extenso: trabajó en el Ministerio de relaciones Exteriores; fue Primer Secretario en Roma; trabajó en la Cancillería en Turquía y fue Cónsul General en Milán. Todas estas destinaciones le permitieron disfrutar de su pasión que es viajar y conocer nuevas culturas.
Habla inglés, francés e italiano; pero cuando se expresa en español sus ojos brillan, “es que este idioma me fascina; tiene una gran riqueza y me gusta el sonido de la lengua”. A ese cariño por la lengua española, suma la grata estadía en nuestro país –que la hace recordar su tierra natal, Dalmacia, y las buenas amistades con miembros de la colectividad y de las demás embajadas: “realmente me siento en casa; viviendo en mi país”, comenta gratamente.

Chile y Croacia, pueblos hermanos.

Próximos a celebrar un nuevo aniversario patrio, la embajadora destaca el proceso de afianzamiento nacional que “ha permitido, en 19 años, que Croacia sea reconocida y respetada internacionalmente a través de su participación en la OTAN, con presencia de fuerzas de paz en países como Afganistán y como miembro no permanente del Consejo de Seguridad”.

Sobre las relaciones entre Chile y Croacia, las considera en un muy buen momento y espera que el tratado de libre comercio que Chile suscribió con Europa sean un estímulo para el intercambio; “la única dificultad es la distancia que nos separa, pero es algo que debemos saber enfrentar. Chile también tiene grandes distancias que dificultan las comunicaciones y el comercio, pero todo es superable” argumenta.

Respecto a la colectividad en Chile y los otros países de Latinoamérica, la embajadora se muestra contenta. Actualmente es embajadora plenipotenciaria en Chile y Perú -y gestiona sus cartas credenciales ante Bolivia- por lo tanto conoce bien a los descendientes de croatas que viven en estos países y le agrada saber que están siempre preocupados por las cosas que pasan en Croacia. “En los tres países hay una colectividad numerosa y activa, que visitó cada vez que puedo. La chilena es la más grande y activa y es muy grato ver cómo realizan actividades para mantener viva la cultura, las tradiciones y los vínculos con la tierra de sus ancestros. Deben seguir en ese esfuerzo”, culmina.

« Volver ˆ
Vesna Terzić

Carolina Arregui

Pocos saben que la destacada actriz Carolina Arregui, quien fuera elegida reina del Festival de Viña del Mar, el pasado febrero, tiene ascendencia croata.
Con talento natural para la actuación, María Carolina Arregui Vuskovic nació en Santiago el 26 de agosto de 1966 y debutó en teleseries a los 17 años, en “El juego de la vida”. De ahí en adelante no se detuvo hasta catapultar su carrera con su papel de Nice en “Ángel Malo”.

Nació en una familia acomodada, su padre Guillermo Arregui, fallece antes de su nacimiento, dejando a su madre, Rosa Vusković, a cargo de la familia. Las diferencias de carácter la enfrentan permanentemente a su progenitora y a los 17 años comenzó a vivir sola. 

Valiente, perfeccionista y exigente, Carolina logra el éxito profesional y personal y también los fracasos y la soledad. A fines de la década de los ’90 regresa a la televisión en la teleserie A Todo Dar del canal Mega, papel con el que obtiene el premio APES a la Mejor Actriz. En el 2002 la actriz regresa a Canal 13 formando parte de la teleserie Buen Partido. Nuevamente en 2005 obtiene un APES por su papel en “Brujas”.

El tiempo le ha dado madurez, una nueva hija, una nueva pareja, premios y reconocimiento de sus pares, la prensa y el público.

En 2008 Carolina y su familia enfrentan el fallecimiento de Rosa Vusković, la matriarca con quien tuvo grandes diferencias pero también de quien heredó la fortaleza croata para vencer la adversidad y la humildad y alegría para disfrutar la vida.

Hoy Carolina Arregui Vusković es la reina del mundo actoral y un orgulloso ejemplo de la descendencia Croata en Chile.

« Volver ˆ
Vesna Terzić

 

Boris Maruna, el diplomático escritor

Boris Maruna, de profesión escritor, fue embajador por muchos años, lo que lo trajo a Chile entre 2003 y 2007, tiempo suficiente para que nuestra colectividad conociera de cerca las grandes cualidades profesionales y humanas de este hombre a quien la Corporación rinde homenaje. Nacido en 1940; este reconocido poeta croata vivió intensamente una vida llena de pasión por la cultura de su tierra; motivación que en 2000 lo llevó a ser Presidente de la Fundación para la Emigración Croata –Matica-, entidad que trabaja para la integración cultural de la diáspora. Sin embargo, la mayor parte de su vida la pasó lejos de su patria. Disconforme con la situación política de su pueblo, a los 20 de edad años decidió autoexiliarse, radicándose inicialmente en Italia para luego vivir en España, Argentina, Gran Bretaña y Estados Unidos. En ese período profundizó su conocimiento literario, estudiando literatura hispanoamericana, en España y literatura angloamericana, en Estados Unidos. En 1990, tras la Independencia de Croacia, Maruna regresó a su país; se hizo cargo de la dirección de la revista Vijenac (La corona) instancia que le permitió desarrollarse como escritor y lograr el reconocimiento nacional. En ese período también fue antologador de Federico García Lorca y traductor al croata de Charles Bukowsky, Manuel Vásquez Montalbán y Nicanor Parra. Así mismo, su obra poética fue traducida al italiano y el español.

El diplomático.

Sin dejar de escribir, Maruna optó por la carrera diplomática una vez que Croacia alcanzó su independencia. Representó a su nación en varios países, pero sin duda fue en Chile donde se sintió mucho más cerca de su Dalmacia natal. Su esposa, Bernadette recuerda que gustaba mucho del mar, el pescado, el aceite de oliva y el vino tinto y “por supuesto que estar en Chile fue una bendición pues descubrimos y disfrutamos de un mundo culinario vinculado al mar distinto al de Croacia“. En su labor diplomática, desarrolló su gestión siempre pensando en que la embajada debía ser el hogar croata de los descendientes avecindados en este país. Tenía tiempo para compartir una conversación junto a una copa de vino tinto nacional, para escuchar la posición de los chilenos en temas importantes para el país; tenía especial cariño por quienes promovían Croacia en Chile –como el conjunto folclorio Baština- pues veía en ellos un cariño real aprecio al país de sus ancestros. Pero no sólo eso, durante su estadía en nuestro país Boris Maruna tuvo oportunidad de mostrar su bondad y generosidad. Recorrió de norte a sur, visitando todas las ciudades donde hay presencia croata y siempre dedicaba tiempo para preguntar por las situaciones familiares; las aspiraciones, necesidades e inquietudes de las personas, sin temor a mostrarse triste cuando las historias de los ancestros así lo ameritaban. “Al final, después de un día ajetreado, cuando estábamos solos, el reflexionaba tratando de encontrar modo para hacer algo más por las comunidades que con tanto afecto nos recibían”, comenta Bernadette. Del mismo modo que lo entusiasmaban quienes trabajaban por la difusión cultural croata, admiraba la eficiencia y capacidad de gestión del chileno. Solía comentarle a su esposa: “¡si los croatas pudieran ver cómo se hacen las cosas aquí!... ¡tenemos mucho que aprender del pueblo chileno!”. Compartir con él fue siempre un motivo de aprendizaje mutuo y es así como nos gusta recordarlo.

Boris Maruna falleció el 14 de junio de 2007. Si para él fue un honor servir a Croacia en Chile y –como dice Bernic- “conocer a tanta gente maravillosa y tener la oportunidad de vivir en un país magnífico como Chile”, para quienes abrimos nuestras puertas y corazones a este destacado poeta y acogedor embajador fue un orgullo aprender de su ejemplo.

« Volver ˆ
Boris Maruna