Domovina - Corporación Cultural Chileno Croata

Tradiciones -  Publicaciones anteriores

La Procesión Za Krizen (vía crucis) en la isla de Hvar

Esta tradición está declarada Patrimonio Cultural oral e intangible (inmaterial) de la humanidad por la UNESCO.

La Procesión Za Krizen de Hvar es una importante procesión religiosa que se realiza cada año después de la misa del Jueves Santo en esta conocida isla croata.
Cada uno de los seis pueblos que participan en esta multitudinaria marcha (Vrbanja, Vrbovsko, Jelsa, Pitve, Vrisnik y Svirče) selecciona a un grupo de vecinos que marcharán durante 8 horas a los otros cinco pueblos, haciendo un recorrido de 25 kilómetros en círculo, de manera que no coincidan unos con otros.
Las comitivas están encabezadas por un portador de la cruz, puesto muy ambicionado entre los vecinos y para el que hay listas de espera de años.
Esta persona realiza el camino descalzo, ya sea con los pies desnudos o con calcetines. Le acompañan fieles con candelabros y velas, además de dos personas que cantan el Lamento de la Virgen María al llegar a cada iglesia. Detrás de ellos numerosos cofrades, nacionales y extranjeros.

La cruz va cubierta con un tejido de encaje negro en señal de duelo por la muerte de Jesucristo y la persona que la porta no puede dejarla en el suelo durante todo el recorrido, a pesar de que pesa unos 18 kilogramos. Solamente se puede dejar en un lugar especial junto al altar al entrar en las iglesias, durante el tiempo de los cantos y oraciones. Después, se sigue el camino.
Al llegar al lugar de origen, en la mañana del Viernes Santo, la tradición manda que los últimos cien metros se hagan a la carrera, para después recibir la bendición del párroco local.
Fuente: www.culturacroata.cl

ˆ

Navidad en Croacia

La Navidad es el tiempo propicio para mostrar el verdadero espíritu religioso del pueblo croata.

En Croacia existe una gran variedad de costumbres para acompañar esta fecha. De todas las fiestas del año, es considerada por los croatas católicos como la más grande e importante. El ciclo de Navidad dura desde la vigilia del 24 de diciembre hasta la Epifanía o fiesta de los Reyes Magos (6 de enero), por lo tanto, doce días; es durante todo este período que se celebran las principales ceremonias religiosas tradicionales del pueblo croata.

Durante el tiempo de Navidad, que no corresponde exclusivamente a estos doce días, puede ser más largo según la región, se concentran las numerosas y diferentes costumbres que nos recuerdan, de una parte, el nacimiento del sol nuevo el 24 de diciembre que corresponde al día más corto del año, por lo que desde el día 25 comienza a crecer, a lo que la Iglesia Católica consagra este día al nacimiento de Jesucristo.

Desde el inicio de la Edad Media, la Iglesia marcaba el primer día del año por el nacimiento de Jesucristo, pues, desde la época carolingia (Carlomagno), en casi toda Europa, la Navidad daba así comienzo al inicio del año.

Será el Papa Inocente XII quien decreta, en el 1691, que el 1° de enero marcará el comienzo del año. Comprendemos mejor entonces el porqué han seguido existiendo antiguas costumbres en algunos pueblos que unieron el nacimiento de Cristo al comienzo del nuevo año.

La fiesta de Navidad heredó algunos elementos de festejo que correspondían a las fiestas romanas llamadas Saturnales. Navidad corresponde por lo demás a una época del año en la cual el pueblo campesino ha terminado un ciclo de trabajo y se prepara para el nuevo que debe aún atravesar el frío invierno.

Los Croatas, a las costumbres que vienen de sus antepasados no cristianos, han agregado entonces las de su religión cristiana adquirida en contacto con los nuevos pueblos a los cuales ellos llegan a orillas del mar Adriático.

Junto con rendir homenaje al Dios único y a su Hijo que nace en Belén, rinden también homenaje de recuerdo a sus ancestros, a sus muertos y ruegan por sus almas. Como sus antepasados, suplican al “sol naciente” el 25 de diciembre, de traerles en el nuevo año, la vida, la salud y la prosperidad, a ellos como a sus animales del campo.

Aún hoy en día, la Navidad comienza a prepararse ya el 13 de diciembre, día de Santa Lucía. Las costumbres ligadas a este día son de variadas formas: algunas tienen relación con la Santa, “protectora de los ojos”; otras tienen que ver con los “doce dias” de antes de Navidad, ya que son propicios en cuanto a los presagios que conciernen al tiempo para el año que viene.

Algunas costumbres no pertenecen ni a uno ni al otro grupo, pero son de naturaleza mágica de un tipo diferente. En Pecine (Travnik), las mujeres no efectúan trabajos de costura. Eso en relación a que Santa Lucía cuando fue pedida en matrimonio por el emperador, ella prefirió sacarse sus ojos con una aguja y vivir virgen para siempre. Es la misma razón por la cual los hombres que trabajan en las fraguas de Kresevo, ese día se abstienen pues temen por sus ojos que puedan ser quemados por las chispas.

En Zagreb la costumbre más corriente actualmente es la de sembrar semillas de trigo para el día de Santa Lucía; así, para el día de Navidad se tendrá un plato con trigo nuevo pletórico de verde, símbolo que ya la vida a comenzado un nuevo ciclo.

También en Prelog, el día de Santa Lucía, se confeccionan pequeños panes o galletas de maíz llamadas “lucijske korznjace” (o lucijske kukuruznjace; kukuruz, = maíz) que toda la familia comerá. Se les dá también a los animales de la granja para prevenirles de enfermedades y se les lanza migas a las aves de corral para el mismo fín.

Para el día de Santo Tomás (21 de diciembre) es uno de los doce días antes de Navidad. En Pag, como en Poljica y Otok se sacrifican ese día los cerdos. En Otok, las chicas en edad de matrimonio, hacían una larga plegaria a Santo Tomás en la que le pedían que les mostrara en sueños al novio que llegaría a sus vidas.

Una costumbre muy generalizada en distintas regiones es la de hacer el día 24 una o varias hogueras (“badnjak” = hoguera para vigilar), sea en la plaza principal o un lugar apropiado. Para esto se ha ido a cortar ramas y troncos, salvo en la Krajina en que se utilizan cañas de maíz que tengan aún mazorcas. En algunos lugares esta corta de madera o troncos está acompañada con una ceremonia pero en otras partes la ceremonia tiene lugar en el momento de prender fuego a la hoguera. Esta costumbre está destinada a espantar a los demonios del invierno y en espera del sol nuevo que ya está creciendo. En Kraljevice (litoral croata), cuando ya la hoguera arde, se le lanza alimentos, comida y vino, esperando así que los árboles frutales producirán abundantes y bellas frutas. Se hace evidente que son costumbres de la época precristiana de los Croatas. 

Sobre la Navidad en Croacia,  se puede escribir mucho, como ya se habrán dado cuenta. Describiré una costumbre más generalizada y actual:

El árbol y las manzanas de Navidad.-   La tarde del 24 de diciembre, en una atmósfera de fiesta, el padre y los niños decoran el árbol tradicional, un pino, con chocolates, bombones, galletitas y manzanas. En el comedor, decorada para la ocasión, la mesa  está puesta con bellos cubiertos. Antiguamente, se colocaba paja seca en la mesa y los chicos dormían vestidos sobre ella, como en un pesebre, hasta el momento de partir a la misa de medianoche. En un rincón o sobre la ventana se puede ver el plato con  el cual crecieron los trigos sembrados para Santa Lucía. El trigo, símbolo de la vida nueva, reemplaza también las flores frescas más bien raras en esta fecha del año. Cintas con los colores patrios adornan el pasto junto a velas encendidas. La “manzana de Navidad” (bozicnica), una variedad buena para comer hasta en diciembre, adorna el árbol y nos recuerda una simpática costumbre. Después de la “misa del gallo”, y luego que un muchacho le ofrece la manzana a una chica y si ella la acepta, significa que está dispuesta a aceptarlo como a su futuro novio.

Navidad evidentemente está muy relacionada con la cultura gastronómica. No existe una sola cocina croata. Se le puede dividir en tres grandes grupos: la cocina mediterránea, la cocina de las zonas montañosas al sur y la cocina continental en las llanuras del norte.

En la costa:

En Dalmacia, la sopa de bacalao es el plato típico para el 24 de diciembre. El 25 la costumbre es comer la “pasticada”, a veces la “sarma” (hojas de repollo rellenas), las frituras con manzanas o uvas, los “krostuli” (frituras tradicionales de Navidad, muy finas en la cual se le espolvorea azúcar) y también higos secos, nueces, etc.

En el Norte:

El 24, para muchos aún, es un día de ayuno. Se come pan corriente, mientras que en la tarde se sirven porotos (grah en croata), con tocino, cebolla frita y chucrut. Buenos son también los “struklis” (una suerte de ravioles de legumbres) servidos con una compota de frutas secas (peras, ciruelas, manzanas).

Para el día de Navidad un pan tradicional llamado « cipov », hecho de harina de trigo, levadura y leche. Al almuerzo en tres servicios, se compone de cecinas, pavo y un cake con nueces y semillas de amapola. La cena es más elaborada y comienza con una sopa con fideos frescos. Sigue a esto un cerdito de leche cocido al horno, un ganso o pavo acompañado de los tradicionales “struklis”. La mesa de los postres es tentadora con sus tortas y galletas. Entre ellas puedo citar al Kuglof. Se trata de una tarta con nueces y helado con semillas de amapola al huevo, al cual se le pone como sombrero una vela y una rama de pino.

Otra tradición son los dos estilos de pan. El “Badnji kruh” o pan del 24 en la noche, que está hecho con miel, nueces y frutas secas. El otro pan es la trenza de Navidad. Se mezcla la masa con nuez moscada, pasas y almendras para enseguida hacer la trenza dándole forma de corona. Se le utiliza como centro de mesa para la noche del 24 y se mantendrá ahí hasta la Epifanía, la llegada de Gaspar, Melchor y Baltazar.

Dubrovnik

En el Stradun, la calle principal y en la Plaza de la Fontana situada al fondo de Mali Stradun, grupos bulliciosos y alegres festejan la Navidad, escuchando conciertos de música popular y canciones dálmatas. No faltan las “klapas” dálmatas, esas bellas voces que  “a capella” cantan viejas y tradicionales canciones . Las klapas son grupos de jóvenes y no tan jóvenes que practican el canto coral. No faltan por supuesto los buenos restaurantes y boites de noche con atracciones especiales para una noche tan especial. Las ofertas culinarias van desde una sopa de mariscos hasta un plato de ostras, todo acompañado con los generosos vinos croatas.

En fin, todo esto es un ejemplo de lo que se repite en Pula, Opatija, Split, Zadar o Rijeka, Zagreb o Vukovar la ciudad sacrificada que renace de sus cenizas. En Zagreb para Navidad, hay que ir a la plaza Jelacić y disfrutar de los carrouseles y el tren navideño que recorre lleno de niños, cantos e ilusión el centro de la ciudad. Para la noche del 31 comparta el entusiasmo de los zagrebinos lanzando cohetes y tanto fuego artificial que hasta el caballo de Jelacić se espanta!

Felices fiestas 2012 a todos!!

SRETAN BOZIĆ  2012
I
SRETNA NOVA GODINA 2013  !!!!

Fuente: Gaspar Glavich

« Volver ˆ

Ðakovo – Ðakovacki vezovi - Festival Internacional de Folclór

Para el público general la Croacia interior, Región de Eslavonia es conocida como el granero de Croacia, debido a la gran fertilidad de sus tierras gracias a que el clima, aunque extremo, es muy generoso en agua. Este hecho hace que aflore la vegetación por todas partes y que haya abundantes bosques.

Đakovo se encuentra en la zona central de Eslavonia, en el Condado de Osijek-Baranja en la meseta de Đakovo. Atrae al turista por su rica historia y patrimonio, al igual que a los amantes del buen vino por el que la zona es muy conocida.
Esta ciudad es famosa principalmente por tres motivos; por la Catedral Basílica de San Pedro, más conocida por el nombre de su constructor y Obispo de Đakovo, J.J. Strossmayer; por sus caballos, de raza Lipizana, que son criados en la zona desde el año 1506 y por el Festival folclórico, Đakovački vezovi, que se realiza desde el año 1967.

46º Festival Folclórico de Đakovo 2012

Todos los años y durante dos semanas en junio, las calles y plazas de Đakovo están llenas de visitantes y participantes en este festival turístico y cultural que ha aunado tres tradiciones de esta zona: el folklore, la gastronomía y la cría de caballos. Su clausura se realiza con un desfile de todos los participantes por la ciudad.
Miles de trajes tradicionales sacados de los baúles del olvido, miles de participantes de Eslavonia y Baranja, de toda Croacia, Europa y también de todo el mundo traen a Đakovo, desde hace decenios, canciones, bailes y costumbres de su tierra.

Desde el año 1967 se reúnen en el centro de Eslavonia, en el evento Đakovački vezovi, jinetes y orgullosos Šokci que con sus carruajes nupciales recrean un tiempo ya pasado.

Acuden a la cita cocineros y productores locales, viticultores con sus mejores vinos para mostrar la riqueza de la tierra eslavona. Los artistas para mostrar sus mejores trabajos, mientras que los virtuosos del órgano tocan en la catedral basílica de San Pedro.

Participación de Domovina en Festival Folclórico Ðakovo 2007

En 2007, el Conjunto Baština de la Corporación Domovina, en esa época en formación, representado a Chile, participó en este Festival con bailes y trajes  tradicionales croatas y chilenos.

Recogió aplausos y vítores en el  desfile de clausura, quedando al descubierto que CHILE no era un país desconocido para los Eslavonios, sino un país que solo conocían de nombre y en ese momento al ver nuestro grupo, se escuchaba desde las veredas, donde observaban el desfile….Čile…Čile….Čile….

Un gran sentimiento y mucha emoción para nuestros grupo, un tremendo impulso para continuar con las tradiciones croatas que nuestros antepasados nos legaron.

Fuentes:
Oficina de Turismo de la región de Osijek y Baranja
www.tzosbarzup.hr

Oficina de Turismo de la ciudad de Đakovo
www.tz-djakovo.hr

« Volver ˆ
Festival de Dakovo Festival de Dakovo Festival de Dakovo Festival de Dakovo

Carnaval de Rijeka. Uno de los más locos y exóticos de Europa

Un evento para disfrutar durante todo el mes de enero es el Carnaval de Rijeka, que es uno de los carnavales tradicionales de Europa y uno de los más antiguos de todo el mundo. Es un carnaval que dura todo un mes, desde el 17 de enero hasta el 17 de febrero.

El carnaval de Rijeka cuenta con más de un siglo de historia y surgió a partir de la tradición local de realizar unas “máscaras feas” que y ahuyentaban al diablo y así celebrar la llegada de la primavera.

En esa época se vivía el Carnaval de una forma muy intensa y se organizaban desfiles y espectáculos para los aristócratas austriacos y húngaros y la nobleza de toda Europa.

Hoy en día, las puertas de Rijeka se cierran a toda seriedad y se abren al color y la alegría despreocupada al entregarse las llaves de la ciudad para dar inicio al Carnaval.

La locura de esta fiesta atrapa a todos los que se encuentran en el lugar. Un sinfín de máscaras, debajo de las cuales todos olvidan su tristeza, impregna de buen humor las calles de la ciudad. La cumbre del Carnaval llega a su clausura cuando por la ciudad pasa el muy conocido “Desfile Internacional del carnaval”.

« Volver ˆ
Carnaval de Rijeka Carnaval de Rijeka

Tradición de vida en navidad

En esta época, previa la navidad, en Croacia –principalmente en Zagreb- se acostumbra sembrar semillas de trigo el día de Santa Lucía, 13 de diciembre, para que el día de nochebuena se pueda armar un adorno vivo de hojas de trigo y velas que simboliza la nueva vida, el nuevo ciclo tras el nacimiento de Jesús.

Esta tradición es muy simple y entretenida de hacer en familia. En un recipiente bajo, poco profundo se plantan semillas de trigo y se riegan 3 veces por semana hasta la semana de navidad. Para esa fecha las hojas tendrán un alto aproximado de 10 centímetros. En ese momento se envuelve el pasto con una cinta tricolor (blanco, azul y rojo, como la bandera croata) y se pone al centro una vela, la cual se enciende la noche del 23 de diciembre, durante la cena de nochebuena.

Recordemos que en Croacia, esta época es invierno y por tanto un arreglo natural en verde no sólo trae alegría al entorno nevado sino también esperanza… la misma que ponemos en el nacimiento de Jesús.

« Volver ˆ

Espectáculo de espadas en Moreska

En el marco de la celebración de San Teodoro –patrono de la ciudad-, que ocurre el 29 de julio, en la isla de Korsula es posible encontrar aún un espectáculo que data del siglo XV.

Se trata de una representación que evoca la lucha que libraban los habitantes de la isla contra la invasión árabe. La danza de espadas, nombre con el cual también se conoce esta festividad tradicional, presenta un bailarín que representa a un rey vestido de blanco y a otro vestido de negro (el bien y el mal). Cada uno es secundado por su respectivo ejército en la disputa por el amor de una doncella. Las espadas negras que alzadas representan la libertad.

Este tipo de danzas tradicionales fueron muy comunes en toda Europa sin embargo en la actualidad Moreska es la única localidad que la mantiene tal cual ocurría en sus orígenes.

« Volver ˆ
Espectáculo de  espadas en Moreska Espectáculo de  espadas en Moreska

Festival de Anillos en Sinj

La mayoría de las tradiciones croatas están relacionadas a celebraciones religiosas. Un ejemplo de ello es el Festival de anillos o “Sinjska alka” (Tiro al anillo de Sinj), que tiene lugar en la ciudad del mismo nombre, en la región de Cetina.
Allí se encuentra el Santuario de Nuestra Señora de Sinj, a la que se atribuye la victoria en el enfrentamiento contra los turcos, en 1715. A partir de dicha fecha y hasta la actualidad, el primer domingo de agosto, los habitantes celebran con un concurso de corte caballeresco que se inicia con una marcha de escuderos, quienes llevan sobre sus hombros largas lanzas, además de una pistola y una daga al cinto. Cada caballero se viste con el uniforme que es réplica exacta del utilizado a comienzos del siglo XVIII: Dolman Cohan y los pantalones, la cintura de seda, bordados chalecos, camisas con corsé de filigrana y gorro alto de plumas blancas.
El objetivo del concurso es tomar un anillo –alka- doble de acero unidas por tres barras equidistantes (como el logo de Mercedes Benz con un pequeño anillo al centro, de 35 milímetros de diámetro) que cuelga a 3,32 metros del suelo y 160 metros de distancia del lancero.
El caballero, montado en su corcel corre hacia el alka y obtiene puntuación según el lugar en el que golpee el anillo. El caballero que anota los puntos más altos después de tres rondas se convierte en el ganador El maestro de ceremonia, llamada el "Duke", declara el ganador y le da la croata tricolor Pennant izada en el mástil.

Esta celebración es un evento nacional en Croacia llegando a ser transmitido por la televisión. A la ciudad llegan miles de visitantes quienes disfrutan del cordero asado, el jamón ahumado, queso, cerveza y vinos de elaboración local, mientras aguardan el desfile.

« Volver ˆ
Festival de Sinj

La fiesta de San Blas en Dubrovnik

San Blas es el patrono de la ciudad de Dubrovnik y la celebración del ritual vinculado a este personaje, que salvó a la ciudad de los venecianos, se remonta al año 1190.

Según cuenta la historia, en la madrugada del 3 de febrero del año 971, los venecianos ingresaron a la ciudad amurallada para atacar a sus habitantes. Un sacerdote que a esa hora pasaba por la iglesia de San Estaban, en Pustijerna, encontró sus puertas abiertas y al ingresar al templo vio a un ejército celestial liderado por un anciano vestido como obispo, quien se identificó como Vlaho (San Blas). Fue él quien alertó al sacerdote sobre la presencia de los venecianos y permitió la reacción del pueblo de Dubrovnik.
San Blas vivió en el siglo III en la ciudad; fue obispo de Sebaste y murió bajo el reinado del emperador Dioclesiano. Tras la aparición en la Iglesia de San Esteban, sus restos fueron trasladados a Dubrovnik (1026) y las conmemoraciones se repitieron año tras año, a partir del año 972.

A lo largo del tiempo esta fiesta se ha adaptado a las necesidades e ideas de las nuevas generaciones; de hecho hoy se habla de la celebración de la Virgen de la Candelaria. Sin embargo, se siguen escuchando todas las campanas de las iglesias de la ciudad y bandadas de palomas blancas son soltadas como símbolo de la paz, cuando los fieles se reúnen para celebrar un ritual de curación del mal de garganta destinado a preservarles de las enfermedades.

También forma parte de la celebración, el desfile de portaestandartes de las parroquias hacia la plaza central de la ciudad, lugar donde finaliza la celebración con una procesión que reúne a los obispos, embajadores, autoridades civiles, invitados especiales y por supuesto todos los habitantes de Dubrovnik: moviendo sus estandartes los feligreses -engalanados con trajes típico-, deben velar porque aquello no toquen el suelo; la multitud desfila por la calle Stradun, y se mezcla la creatividad, los cantos folclóricos, la representación de artes escénicas y la fabricación de objetos artesanales tradicionales. Los relicarios de San Blas son llevados en la procesión mientras se dispara al aire tiros de históricas armas de  fuego.

Esta celebración fue recientemente inscrita como patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

« Volver ˆ

Celebración de San Jorge, inicio de la primavera.

El 23 de abril, día de san Jorge, en Croacia se celebra la llegada de la primavera. El la ocasión los pastores engalanan al ganado con coronas de flores con el objetivo de ahuyentar los malos espíritus. También se realizan las “Jurjevski ophod” o rondas de san Jorge, en las cuales un grupo de jóvenes recorren la ciudad entonando tradicionales canciones alusivas a la ocasión. En algunas zonas, por las tardes se encienden fogatas en torno a las cuales se canta, se hacen adivinanza y actos de magia.

« Volver ˆ

PISANICA en Pascua de Resurrección.

La celebración de Pascua de resurrección en Croacia es la misma de todos los pueblos católicos. El Domingo de Ramos, se recuerda la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, bendiciendo ramas de olivo en la iglesia; y durante Semana Santa se realizan muchas acciones destinadas a la renovación y preparación espiritual, como por ejemplo limpiar y adornar la casa, preparar ropa nueva y comida para bendecir; no trabajar la tierra los últimos 3 días porque recibirá al Santísimo cuerpo de Cristo.
Pero de todas las costumbres de Pascua, la mas llamativa es el adorno de huevos o PISANICE (pisano significa adornado). Los tres últimos días de Semana Santa, niños y adultos ocupan el tiempo pintando con motivos ancestrales y tinturas obtenidas de vegetales, huevos cocidos que posteriormente obsequian a quienes quieren.

Ancestralmente el huevo es símbolo de la fuerza de la vida y la posibilidad de renovación y resurrección segura. Es tal la importancia de esta tradición en Croacia que el primer domingo después de Pascua –conocido como la Pascua Joven o Domingo Blanco las jóvenes en Medjimurje intercambian los huevos decorados y con esto se transforman en “hermanas”, y se cuidan hasta la muerte.

« Volver